sábado, 29 de diciembre de 2012

Navidades mallorquinas

Llegó el final del año, el remate, y aquí las cosas son iguales pero ligeramente diferentes.

Para comenzar diré que esto de tener un smial bastante numeroso en tu propia provincia es una maravilla. Aunque más o menos activos, se puede una embarcar en proyectos interesantes que llevar adelante con mucho entusiasmo.

El que nos ha ocupado en Navidades ha sido, indiscutiblemente, el estreno de "El hobbit: Un viaje inesperado". Asistimos al estreno el mismo día 14, en la última sesión del día, y todos sacamos algo que comentar del visionado. Es una pena que en Mallorca no haya llegado ninguna copia en V.O., ni tampoco se haya proyectado en 48fps, para poder verla tal y como se rodó. Pero sí comento que merece mucho la pena verla en 3D, aun con la sajada de precio, ya que se nota muchísimo que originariamente fue creada en ese sistema de imagen.

Los días 22 y 23 colaboramos en las Multijornadas Multifandom de Parabellum. Esta cafetería que se diversifica a través del warhammer, los juegos de cartas y los de tablero, es propiedad de unos amigos nuestros, y ha sido una maravilla poder invadirlos con nuestras propuestas. Hemos colaborado con gente tan interesante como nuestros amigos de Mallorca Fandom, una asociación de aficionados y profesionales de la fantasía y la ciencia ficción, o con la Asociación balear de amigos de las Bandas Sonoras (ABABS) que aprovecharon para descubrirnos todas las bandas sonoras que se han escrito sobre adaptaciones televisivas y cinematográficas de la obra de Tolkien.

Nosotros llevamos una mesa redonda, donde Xavier Real y yo hablamos de "El hobbit". La articulamos en dos partes pero colaboramos también entre nosotros, hablando primero sobre la génesis e historia de la novela (los Snergs, los hob-holes, los hobtrasgos, los exámenes en blanco...) y su repercusión en la cultura popular (literatura, arte, cine, música...). Esta segunda parte corrió a mi cargo y creo que se divirtieron bastante, con Xavi aprendieron un montón.

Tuvimos cena, quizshow (Guillem y yo nos llevamos el primer premio, compartido, el premio a la "mayor sagacidad"), música en vivo, danzas medievales, warhammer, presentación de libros... en fin, unas jornadas la mar de completas.


Sobre las fiestas en sí, ya hemos pasado Nochebuena y Navidad. La Nochebuena fue un poco bipolar, fue triste por ser la primera que paso lejos de mi familia, pero la verdad es que fue agradable pasarla en casa de mis cuñados.
Comenzamos cocinando algo que aportar a la cena, aunque luego nos encontráramos la mesa bien repleta. Hice unas empanadillas al horno (empiezan a ser ya marca de la casa) en dos variantes y, aunque hice más de treinta, ni una se volvió a casa. Fuimos a maitines, mi chico por devoción y yo por curiosidad. La Misa del Gallo en el pueblo de mi chico se celebra a las siete y media de la tarde, cosa que me pareció harto extraña, ya que siempre la vi en mi tierra a las doce de la noche. Me contaron un puñado de motivos, pero ninguno me convence por completo.

Al entrar, la iglesia estaba decorada con cientos de neules.


Y, ¿qué son les neules? Pues son unos círculos recortados en papel, muchos de ellos decorados en recorte con motivos religiosos o de la vida cotidiana. Parecía que en la iglesia estuviese nevando, o cayendo maná. Todos se hacen a mano, y los más elaborados se guardan de año en año en los canteros, para poder utilizarlos al siguiente.


 

Les neules están íntimamente relacionados con el Cant de la Sibil·la, manifestación folklórica y religiosa mallorquina que fue declarada recientemente Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.
Se cuenta que, con la espada que porta la Sibil·la, cortaba las cuerdas que sujetan les neules al finalizar el canto. Estas neules estaban hechas de obleas, y los fieles asistentes podían entonces comérselas. Se piensa que, como se armaba tal revuelo en la iglesia por coger las obleas, se terminaron haciendo de papel.


El Cant de la Sibil·la era otra de las razones por las que quería asistir a la Misa del Gallo este año. Los documentos más antiguos sobre su celebración se remontan al siglo décimo. La Sibil·la, profetisa perteneciente a la mitología clásica, fue cristianizada en esta tradición. La vemos acudiendo al palacio de Herodes, donde pretende profetizar el fin del mundo. Como teme que Herodes la hiera o la mande matar en el proceso, se muestra temerosa al principio, con lo que el propio rey le ofrece su espada. Con la espada en alto, frente al rostro, se protege durante todo el canto.

"Al jorn del Judici / parrà el qui haurà feyt servici..."



Normalmente lo interpreta un niño de una escolanía, o una mujer sola. En el caso del pueblo de mi chico, el Port de Sóller, lo interpretaron una mujer y un hombre, con insertos musicales al órgano. Me gustó bastante, pero en años sucesivos quisiera escuchar el de Sóller o incluso el de Lluc.
Algo que me chocó bastante es que la gente aplaudiera después. En mi tierra no se aplaude en las iglesias.

Luego nos fuimos a cenar con la familia de mi chico. Una cena normal, divertida, tranquila y a la vez llena de anécdotas. Quedó clara la devoción de los mallorquines por la carne y el queso, y estuvimos viendo en Ib3 algunas piezas clásicas y típicas, como el propio Cant de la Sibil·la de la Catedral de Palma.


En Navidad descubrí que, además de encargarse de los arreglos florales de la iglesia, mi suegra también poseía una pequeña colección de neules que había colgados en casa. Normalmente se come lechona (cerdo asado) el día de Navidad, contrastando con nuestro cordero pascual o recental, pero en casa de mi suegra tienen la tradición trocada y la lechona es para Año Nuevo. Comimos opíparamente, de nuevo, y nos llevamos a los sobrinos al cine. Como no había podido desayunar esa mañana chocolate con churros, que es lo que desayunamos en mi tierra siempre, me consolé con un Laccao con fartons. Otra vez será.

En Nochevieja tenemos planes con los amigos y, en Año Nuevo, comida con la familia. Luego nos vamos a mi tierra, a ver la Cabalgata y a propiciar, de nuevo, las risas familiares a mi costa cuando, una vez más (y siempre) me toquen los premios de todos los Roscones de Reyes.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Red Liebster

Mi querida amiga Lorena García, maravillosa ilustradora de Bosque de trazos, me ha comunicado que soy una de sus elegidas como participante en la Red Liebster.



Esta Red Liebster (o Premios Liebster) tratan de que los blogs con menos de 200 seguidores se den a conocer entre sí, pequeñas repúblicas independientes de los grandes reinos blogueros. Como en todo este tipo de fenómenos internáuticos, hay ciertas reglas que se deben seguir:


Si alguien te nomina, debes:
  • Seguir a quien te ha nominado.
  • Compartir 11 cosas sobre ti mism@.
  • Responder a las 11 preguntas del blogger que te ha nominado.
  • Nominar 11 blogs que tengan menos de 200 seguidores.
  • Escribir 11 nuevas preguntas para los bloggers que has nominado.
  • Seguir a los blogs que acabas de nominar.
  • Dejar un comentario en cada blog que nomines avisándoles del premio.
11 cosas sobre mí


- No me gusta demasiado contar cosas sobre mí en el blog, pero sin querer (y, a veces, a mi pesar) este blog se ha convertido en un diario de las cosas que me van pasando a raíz de la mudanza. El blog suele ser un lugar donde comento y comparto pequeños descubrimientos sobre el mundo del arte, de la historia, de la música...

- No me gustan demasiado los blogs donde la gente habla de sí mismos, aunque sigo unos cuantos. Sobre todo de gente que habla de cómo evoluciona su vida al cambiar su lugar de residencia, al convivir con otra cultura o al explorar habilidades en las que está aprendiendo. Me gustan los blogs personales de los que puedo aprender algo.

- Tengo un blog privado. Un blog que comparto con un número concreto de personas, y que espero en un futuro vuelva a ver la luz. Algunas personas viven cerca, otras lejos, pero el blog está bastante vivo. Lo curioso es que no he cambiado su conformación, y cuando entras lo ves con todos sus enlaces, pijadas e hipervínculos como si fuera un blog normal. Fue mi casa durante cierto tiempo, y no le quise cambiar la forma cuando lo convertí en un hogar privado para un grupo cerrado.

- No me gustan las coles de bruselas, ni las sardinas, ni el tomate crudo, ni las judías pintas.

- Estoy pensando, seriamente y de una vez por todas, comprarme una dichosa reflex. He logrado ahorrar bastante con el dinero del último trabajo, y en propinas me he sacado un pellizquito. Además el otro día, caminando por el recién abierto Mediamarkt de Palma, vi unos sets de cámara+bolsa+objetivo+tarjeta+trípode seriamente tentadores.


- Creo que la gente gestiona mal sus cuentas en las redes sociales. Me he encontrado comentando, y siendo respondida que quizá aquel no era el medio, teniendo que explicar que sólo cierto número reducido de personas podían leer lo que había escrito. Personas que yo misma había elegido... los filtros son algo muy útil para estar cerca de las personas que te importan aunque estén lejos. También me he encontrado con personas que han vivido desagradables incidentes debido a compartir material que no debería ser para todo el mundo. Niños, os doy un consejo: aprended a usar los filtros en las redes sociales. Y aprended que los demás saben usar filtros.

- Estoy volviendo a jugar al WOW. Despacito, pero estoy en ello.

- El hojaldre casero se me resiste.


- Echo de menos mis libros. Espero traerme unos cuantos cuando vuelva a casa de mis padres. De vez en cuando pienso en hojear alguno de ellos, sólo para darme cuenta de que no lo tengo a mano. Fue un gran acierto, por ejemplo, traerme la última vez 'El diccionario del diablo'.

- He pasado de 'coleccionista ingenua' a 'coleccionista über' sin darme cuenta. Antes coleccionaba jabalíes, San Migueles, envueltas de chicle... ahora colecciono a un nivel bastante más competitivo y complicado, y lo encuentro estimulante.

- Nunca he montado en moto.

11 preguntas de Lorena

1. ¿Tienes una palabra favorita? ¿Cúal es?

Preguntar eso a un filólogo tiene truco y un poco de mala baba. Pero sí, tengo un par de palabras favoritas. En castellano, por ejemplo, adoro la palabra epifanía. En inglés, mi palabra favorita es fair. En gallego, adoro la palabra bolboreta. El catalán y yo aún nos estamos conociendo...
 
2. ¿Tienes manía a algún color en particular?


Sin reservas y visceralmente: al amarillo. No me gusta vestirlo, ni pintar las paredes de su color, ni tener prendas del hogar amarillas... Nunca me ha gustado. Y eso que ahora tolero vivir en una casa cuyo salón está pintado en amarillo, y que me pongo una prenda (sólo tengo una, como os podéis imaginar, regalada) todos los Roald Dahl Day.
 
3. Si pudieras salir de viaje mañana mismo con gastos pagados, ¿a dónde irías?


A Efteling.
 
4. ¿Te cuesta llevar al día tu blog?
 


El caso es que no lo llevo al día. Escribo cuando me apetece. Los últimos años han sido bastante terribles, con lo que ha atravesado largos periodos de inactividad. En lo que no creo es en escribir por escribir.
 
5. Sé que es cruel hacer elegir, pero... ¿cine o literatura?


Más que cruel, es imposible. No se puede elegir entre dos lenguajes diferentes. Es como si se pidiera elegir entre comer o beber.
 
6. ¿Crees que la educación artística es tan importante como la lengua o las matemáticas?


A pies juntillas, con los ojos vendados y con la mano en el fuego. Completamente. De hecho, creo que todas las ciencias tienen su parte artística, sin la cual estarían completamente deshumanizadas. Es el alma artística del científico la que formula las hipótesis, que después precisan de los procesos exactos para ser medidas, refutadas o desterradas.
 
7. ¿Podrías prescindir de televisión en tu casa?


Si con 'televisión' te refieres a una pantalla fija en el salón, te respondería que preferiría no prescindir de ella. Si con 'televisión', en cambio, te refieres a los canales, te diría que sí. En casa usamos muchísimo más el 'aparato' que el contenido. Algún informativo, series que seguimos y las películas que nos encontramos que emiten. No solemos ver programas, alguno cae, pero son más bien didácticos (cocina, decoración, documentales) que de entretenimiento.

8. ¿Has ido alguna vez al teatro? ¿Te gustó/Te gustaría ir?


Me ha encantado ir al teatro casi todas las veces que he ido. Digo casi todas, porque sí ha habido ocasiones en las que me ha decepcionado la obra o actuación que he visto. Puedo recordar, por ejemplo, una adaptación de 'Mucho ruido y pocas nueces' con Toni Cantó de protagonista, que fue altamente estomagante y escandalosamente sobreactuada. O la obra "La increíble historia del Dr Floit y Mr Pla", de Els Joglars, de la que no entendí casi nada.
 
9. ¿Tenías un héroe/personaje ficticio favorito cuando eras pequeño/a?


 No lo recuerdo demasiado. Sí sé que quería ser bruja, y que me encantaban todos los libros o artículos donde salieran brujas.

 
10. ¿Piscina o chimenea?


La chimenea es así como que muy bonica, adoro el otoño y el invierno... pero me quedo con la piscina. Me paso horas (literal) dentro del agua siempre que tengo ocasión.
 
11. ¿Lees muchos blogs? ¿De qué tipo?


Tengo una pequeña lista a los que echo un vistazo de vez en cuando, cuando tengo un rato. Entre mis preferidos se cuentan Historias de la historia, Ovejas Eléctricas, Kirainet, The Oddment Emporium (tumblr), Retronaut o Herodotus Wept. La mayoría hablan de historia, sobre todo, de esa historia que no aparece en las enseñanzas generales.

11 preguntas para mis nominados

1.  ¿Para qué usas internet normalmente?
2. Me interesa saber qué tipo de páginas y blogs lees, y si nos recomendarías alguno.
3. ¿Cuál fue el último libro que leíste? Cuéntanos tus impresiones.
4. ¿Cuál sería tu trabajo soñado?
5. Si no hubieras estudiado lo que estudiaste, ¿qué otro camino profesional hubieras elegido?
6. ¿Crees que el aumento en el uso de las redes sociales ha restado contenidos a los blogs? 
7. ¿Qépoca y lugar de la historia son tus preferidos, a la hora de estudiarlos o leer sobre ellos?
8. ¿Qué acontecimiento histórico te hubiera gustado presenciar 'por un agujerito'?
9. Coméntanos alguna obra de arte (cualquiera de las artes) que consideres merece ser conocida, y que no lo es lo suficiente en la actualidad.
10. Un tema o intérprete que hayas conocido hace poco (no es necesario que sea actual) y que te haya impresionado.
11. ¿Te has planteado alguna vez cerrar tu blog?      

Mis 11 nominados

Nominaré a blogs activos, y espero que se animen a participar. La parte de las "11 cosas sobre ti" es la parte que menos me ha entusiasmado, pero espero que a ellos no les eche atrás.

1. El último íbero: un blog del compañero Amandil, que nos habla sobre todo de historia y sucesos desde un punto de vista necesario.
2. Desbarradas de Akin: últimamente, como este blog, un poco dormido... pero con unos desbarres dignos de ser leídos.
3. Cine épico: un nihon-blog personal de una amiga japonófila, artística y un poco loca. 
4. Tras la máscara: blog de la artesana Silver Berry, donde nos habla de sus inquietudes artísticas y musicales.
5. El flet de Selerkála: historia del arte, poesía, literatura... vivencias.
6. Mars on Life: blog de la incansable viajera y peculiar coleccionista Elphaba. 
7. La luz de Valinor: un alma inquieta que no para de aprender de todo lo que se le cruza por el camino. Un blog lleno de fuerza.
8. Zona Zero: lleno de cosas hermosas y buenas experiencias, amén de recetas deliciosas.
9. Notas desde Loarna: Literatura y arte, con coherencia, documentación y un tono distendido.
10. La corte de los espejos: Un mundo aparte... pero que es nuestro mundo. Una historia diferente... pero que es nuestra historia.
11. Zeality: una cara amable de la realidad. Deporte, cine, críticas, política, literatura... un periodismo sano y amable. 

Espero que participéis. Gracias, Lorena, por mencionarme.

Findûriel  

miércoles, 31 de octubre de 2012

Como todos los años...

Fue un pestañeo. Un parpadeo largo y doloroso, un vacío, una agónica apnea. Y luego ya no estabas más.

Pero gritaste en tu vida tan alto y tan fuerte, con una voz tan clara y hermosa, que sigo encontrando tus ecos escondidos en el devenir de la historia. Un guiño aquí, una incógnita media sonrisa allá, una foto, una referencia, una reposición, un retazo musical. Y me arrastras hacia ti, haciendo que me broten las flores de la sonrisa o los remolinos de la fascinación.

Siempre tú, siempre allí. Como todos los años estás presente. Así que llueve, susurra en la brisa o germina bajo los árboles. Tu recuerdo siempre me encuentra, como un pulso que late conmigo.


martes, 30 de octubre de 2012

Courtney is a punk rocker

Hace una semana fue mi cumpleaños. El primer cumpleaños que paso en la isla. El fin de semana fue como cualquier otro, con cena con los amigos y reunión de smial. Andaba bastante pachuchilla por la morriña por mi familia, y porque vi que no iba a ser nada especial, aunque los cumpleaños siempre lo sean... recibí un regalazo por parte de mi prima hecho por una amiga artesana amiga mía, de manos de oro y bayas de plata. Podéis ver su blog y curiosear en sus criaturas a la venta, aquí.

¡Mini Findûs!

Al final resultó muy especial por tres sorpresas que me esperaban agazapadas detrás de la esquina. La primera, por parte de mis compañeras de trabajo (y el cocinero), que me sacaron una tarta con velitas y todo después de la comida. La segunda, mis padres, que se presentaron en la puerta de casa de repente, desde Segovia, para compartir conmigo desde el día de mi cumpleaños hasta la noche de San Frutos. Me hicieron volver a casa en mente y alma, los días que más lo necesitaba, y disfruté con ellos esos días de lo cotidiano y lo extraordinario.

La tercera sorpresa fue... realmente inesperada, y profundamente hermosa. Sin casi darme tiempo desde la llegada de mis padres, que ya me tenía en shock, mi novio entró por la puerta llevando en las manos una jaula.

El mismo novio que se aparta cuando cualquier animal se le acerca. Sea un chihuahua, un gato o un pájaro. El mismo que no está acostumbrado ni siquiera al canto de un canario. El que se aparta con miedo, con rechazo, de un perrito que se acerca a olerlo.

Me traía a Courtney.


Hace años tuve una cobaya, a la que quise mucho. Se llamaba Judy. Murió a los tres años de tenerla. Judy era una cobaya excelente, aunque con malos hábitos que arrastraba de un maltrato en su casa anterior. Básicamente, vivía en un garaje porque a la mamá de su dueña 'no le gustaban las ratas'.
Mostraba comportamiento obsesivo, déficit de atención, y unos problemas dietéticos bastante severos. Creo que el tiempo que pasó conmigo fue todo lo feliz que pudo, reconocía mi voz y me llamaba cuando llegaba a casa. Se dormía en mi regazo enseguida.

Courtney es mucho más pequeña, y todo un enigma, un folio en blanco preparado para ser escrito pero con las instrucciones ocultas en tinta invisible. Tiene dos meses, y es una cobaya texel, estoy deseando ver el aspecto que tiene su ingobernable melena cuando crezca un poco. Me cabe en el hueco de las dos manos, pero es un alma inquieta y bastante rebelde.

Con ella he comenzado con paciencia y además con buenos hábitos. Come heno y pienso, principalmente, y estoy introduciendo verduras poco a poco. En grupos de dos, para poder saber qué le gusta y, además, si algo le sienta mal. Por ahora devora el pimiento verde y el pepino, roe el calabacín, y no le hace demasiado caso a los canónigos, la rúcula o el pimiento rojo. Mañana probaremos las espinacas, y volveremos a intentarlo con la zanahoria. Los días de la fruta serán el miércoles y el domingo, dado que sólo puede tomarla dos veces a la semana por su alto contenido en azúcar.

Le gusta mucho acurrucarse en la capucha de mi pijama, y esconderse en el trapito que le he puesto en la jaula a modo de hamaca (aunque sólo se lo pongo por la noche, para que no esté todo el rato oculta y socialice). También le gusta que la suelte en algún parque improvisado, la manzana (¡cómo la devora!) y el heno fresco. Se deja coger con facilidad, y no muerde. Sólo me mordisquea el jersey cuando la tengo encima y quiere que la devuelva a la jaula, normalmente lo pide para hacer sus necesidades.

Ya nos pide atención de vez en cuando, deja de estar tan asustada (aunque le gusta mucho correr y esconderse, instinto natural de presa) e incluso tolera que estemos cerca cuando come. Me espera por la mañana y por la noche para que le ponga sus ensaladas, y se vuelve loca por el heno fresco. Ayer, incluso, hizo su primer popcorning, y me alegró un día bastante cansado.

Es maravilloso tener de nuevo una mascota en casa, creo que paliará mucho la ausencia de Chester y Cuco. No paro de pensar en cosas que fabricarle, comida que comprarle o cositas que conseguirle (una henera exterior, un champú en seco, un túnel de heno...). Pero lo mejor de todo no es eso.


Lo mejor de todo es estar tumbada en el sofá, con ella en mi pecho medio dormida, y que surja de la nada la amable mano de mi novio y le dedique unos mimos. Lo mejor es escucharlo hablar por la mañana, mientras se pone los zapatos en la sala antes de ir a trabajar, y que le esté diciendo cosas a ella. Lo mejor es que se acerque, curioso, a ver cada nueva travesura o avance que le cuento sobre Courtney.
Lo mejor es poder compartirlo con él. Con la persona que no siente un apego especial por las mascotas, con la persona que no necesita ese especial afecto y consuelo que nuestros animales nos prestan. Con él, que lo hace por mí, y que lo hace con sinceridad, sin forzarlo, sin sentirse obligado.

Mientras, aprendemos cosas de la enana cada día, mientras nos demuestra sin cesar que es como sus bigotes: ingobernable.



domingo, 7 de octubre de 2012

Otoño llegó, marrón y amarillo...

Una canción que cantábamos de pequeños en parvulitos... recuerdo que en esta época hacíamos bolitas de papel de cebolla, en marrones y naranjas, y pegábamos con cola blanca las escamas crujientes de una naranja, o las olas susurrantes de una hoja caduca.

Siempre ha sido mi estación favorita, por muchas cosas.

Las castañas asadas con las que nos calentamos las manos, las hojas secas (me encanta pisar hojas secas), los bosques húmedos mientras buscamos setas, el olor de la tierra mojada y los verdes vivos entre la bruma.


Torrent des Pareis, tajando el paisaje

La noche que llega suavemente, el frescor de la mañana, las primeras chimeneas que se encienden e inundan el aire con los aromas de la salvia y el pino. La lentitud, la pereza, el adormecimiento de la naturaleza a nuestro alrededor. Los primeros jerseys suavecitos y cálidos, sentarse a bordar junto a la ventana, o a leer al lado de la cocina.


Hace un par de fines de semana nos fuimos a Palma, al castillo de Bellver, a un evento muy especial. La gente de ABABS (Asociación balear de amigos de las Bandas Sonoras), donde tenemos un par de amigos, organizaban el primer concierto monográfico de Bandas Sonoras. La Sinfónica de Palma, dirigida por Arturo Díez Boskovich (que nos estrenó dos de sus composiciones en bandas sonoras) hizo un espléndido homenaje a John Williams con un recorrido magistral por algunas de sus piezas más conocidas.
Mágico por el lugar, la música, la compañía, el clima... fue una noche más que memorable.


El paseo nocturno por Palma, después de la reunión de smial del sábado de la semana pasada, reveló un buen puñado de curiosidades. Oficios antiguos, placas de la Judería, ensaladas deliciosas, postres en conflicto...


Sigo echando de menos a los animales de mi casa en Segovia. Los gaturros de la calle me consuelan un poco esa ausencia, así como los ocasionales encuentros con los perros y gatos de mis amigos.


Últimamente ocupo casi todo mi tiempo libre en descansar. Aún no terminamos la temporada, pero aunque se supone que 'esto baja en octubre', no está siendo así. Seguimos con el mismo nivel de exigencias y el mismo volumen de trabajo. Y con menos personal. Así que estamos necesitados de bastante relax cuando por fin llegamos a casa.


Uno de los mejores días, sin duda, desde que estoy en la isla. El domingo pasado Aina nos preparó una excursión calmadita y hermosa por las montañas. Vivo rodeada de ellas, pero de vez en cuando subir arriba me inunda, si cabe, de aún más paz. Aprovechando la visita de mi prima y su novio subimos, bien apretaditos en el coche de Aina, por la Sierra de la Tramuntana. Yo ya la conocí cuando aún no era Patrimonio de la Humanidad, y creo que valoré su belleza como uno de los parajes naturales más hermosos que he tenido la suerte de pisar.
Paramos en Ses Barques mientras esuchábamos frikadas con instrumentos de sardana, y nos pusimos como sopas. En el Gorg Blau nos hicimos unas fotos con la columna pretalayótica, aprovechando que la lluvia escampaba. Observamos la majestuosidad del Torrent des Pareis y las montañas que lo circundan, desde uno de los miradores más impresionantes de la isla. Comimos en Lluc, por fin probé la porcella. Apadrinamos unas tejas y visitamos la iglesia, vimos la talla de la Vírgen y la capilla de los beatos.


Me encontré por allí, inesperadamente, a mi paisano San Alonso Rodríguez. Una de las cosas que haré cuando terminemos la temporada será seguirle el rastro por la isla. También nos dimos un buen paseo por el museo del monasterio, donde encontré una hermosa keara de cerámica. Y terminamos en Lloseta, recogiendo la cazadora de mi prima y 'fent un pensament' bastante largo.


Y así es como transcurren las cosas en este lomo de quelonio, despacito, como el andar de un caracol montañés. Esperando, siempre esperando, de nuevo, a la primavera. Y en la espera está la vida.

Findûriel

lunes, 3 de septiembre de 2012

Sóller in the middle

Hoy los barcos bailan en la bahía. Creo que nunca podría vivir o viajar en un barco de amarre, menudo mareo...

Desde el balcón de la cocina ayer se veía venir la tormenta

Los veo desde la puerta del trabajo. He encontrado trabajo en un hotel del Port, un hotel menudo y modesto, muy joven en espíritu, y algo completamente nuevo para mí. Sigo teniendo vicios a la hora de explicar las cosas a los clientes, la 'nueva yo recepcionista' deja paso demasiadas veces a la 'yo informadora turística / guía de monumento'.
Sí he de decir que el trabajo en el hotel está siendo toda una experiencia, y que sigo prefiriendo los museos, los monumentos e incluso las oficinas de turismo. Hago trabajo administrativo a mogollón, y el contacto con los clientes muchas veces suaviza actitudes de mal rollo o de disgusto. Siempre se intenta que se vayan contentos, aunque algunas veces no es posible.
Hace poco en Turismo de Palma han anunciado que editarán un nuevo folleto del Call. Espero que pronto se pongan las pilas y comiencen un buen aparato turístico en este producto. A ver si es posible que meta la patita en algún establecimiento...

Lorenzo, my faithful butler

Si en el museo y los monumentos tuve multitud de anécdotas, aquí no nos quedamos cortos. Creo que todos los trabajos de servicio cara al público tienen estas cosas.

A glimpse of summer

Mi casa sigue donde estaba. Ahora tenemos cortinas, nuevas cuerdas de tendedero, una mesa enorme para pintar miniaturas y hacer manualidades, lavavajillas, batidora de brazo, mandolina... me he hecho con el control de mi propia mesa , ahora mismo ocupada por una máquina de coser. Planeo grandes cosas con ella, y la estrenamos el otro día con mi madre.

Un nuevo habitante de nuestro salón

Mis padres vinieron a hacerme una breve visita esta semana. Fue una de las mejores cosas que me ha pasado últimamente, junto con la visita de mi hermana pequeña. Ella llegó en días de mucho calor, y mis padres se han ido con el tiempo fresco. Ambos me insistieron y consiguieron que me bañara en el mar, saben que me encanta nadar y hasta que llegó Cristina no había tomado ni un solo baño marino desde que me mudé. Cuando llego a casa tengo demasiadas cosas que hacer,  además suelo estar muy agotada por el trabajo.
Tener a mis padres en casa ha sido fantástico. Echaba mucho de menos los mimos de mi padre, y la compañía que siempre me proporciona mi madre, que nunca me deja sentirme sola y siempre me entiende mejor que nadie. Han hecho hogar en casa.

Actividad en el RUSC con el smial de Tol Eressëa

Los amigos siguen igual de locos e igual de fantásticos. Cine, cenas, juegos de mesa, series, libros compartidos, momentos tristes que lo son menos entre todos... Con el grupo habitual sé que siempre me divierto y aprendo. Los chicos del smial de Tol Eressëa cada día me dan una pequeña lección de vida. Los compañeros del Casal cada sesión me sorprenden más. Las niñas de la resina me ayudan y estimulan cada vez que quedo con ellas. Creo que en ese aspecto sólo puedo crecer, porque lo que tengo ahora es muy firme.

Sóller también sigue donde está. Sorprendiéndome cada día, sensación que espero no perder. Para ir a trabajar cada mañana, mi 'metro' está hecho de madera y tiene más de cien años. Es gracioso que algo que los turistas usan como atracción y curiosidad histórica sea mi transporte habitual. No tiene nada que ver el tranvía que tomo a las tres y media, lleno de familias con sus cámaras de fotos, sus cabellos rubios y sus sonrisas profident, con el de las siete de la mañana, poblado por trabajadores aún con el sueño pegado a los ojos y que despiertan lentamente con la hermosa cadencia de las vías.
Escucho los grillos y los patos cada mañana en la parada, oliendo el rocío y sintiendo a las montañas rugir en silencio ante la llegada del sol.

Pequeños caprichos

En sus rincones he encontrado naturaleza que reclama su sitio, curiosidades típicas, peculiaridades ligadas al paisaje o a sus costumbres... Ayer vi, en un pesebre, un gorila albino colgado de las vigas. Compartiendo su espacio con dos burros y media docena de gallinas. Ese peluche gigantesco, colgado de aquella manera, fue como un relámpago blanco en el paisaje en movimiento del tranvía. Detalles de este tipo, en el día a día, hacen que me enamore del lugar al que me he mudado.


Y la colección de hobbits sigue creciendo. Hace unos días me trajeron directamente de Finlandia un ejemplar en finés. Espero que prospere la idea de hacer alguna exposición con motivo del estreno de la primera de las tres películas (¡tres! Locura...)

Desde la ventana del despacho. En catalán se llama Arc de Sant Martí

Por lo demás, intento fotografiar todo lo que me parece curioso o notable, necesito bordar, quiero coser y que se acabe ya la temporada del hotel. Necesito tiempo para mí, y cada vez tengo menos.

Findûriel

viernes, 1 de junio de 2012

Fotografiando

Durante este primer mes de estancia en Mallorca me han sucedido muchas cosas, la mayoría de ellas buenas. He vuelto también brevemente a Segovia para operarme, y las dos ensaimadas (sorpresa) que llevé para allá, rellenas de cabello de ángel, hicieron las delicias de familiares y compañeros.


Las reuniones de smial van maravillosamente. Tenemos la agenda repletísima de proyectos de todo tipo. Hemos llevado a cabo varias mesas redondas y charlas, abiertas al público general, así como un cinefórum y nuestras habituales reuniones organizativas y lúdicas. Mañana mismo tenemos una reunión a puerta cerrada: estamos preparando algo muy especial para un evento multidisciplinar (RUSC) de apoyo a la creación artística.
Aparte, claro está, de los fines de semana en casa, en los que esta panda de estómagos hobbit se asoman por aquí para saquearme la despensa, montar batallas sobre papel, hurgar en la colección de cine y revolver los juegos de mesa. Y yo encantada.


Adoro la casa. Aunque odie y ame a la vez su suelo blanco (es complicadísimo mantenerlo limpio, sobre todo en la cocina) se ha convertido en mi palacio, mi refugio y mi fábrica de ideas. Es curioso que, ahora que no puedo llevarlos a cabo por la operación, se me están ocurriendo mil proyectos. Salir a la ventana recién levantada y ver las montañas, escuchar los pájaros, oler las miles de flores que hay en las calles, o incluso descubrir el Tren de Sóller entre los olivos, son experiencias difíciles de reflejar por escrito.


También he jugado, y mucho. Tanto con los amigos de Llegat de Cthulu en el casal, como en casa y en una casa de campo del grupo de rol de Guillem. He cazado zombis, resuelto misterios, tapado portales malignos, avistado dragones legendarios, zurrado a jinetes de águila con un solo lanzamiento de mi martillo, competido en carreras... en fin que, lo que se dice aburrirme, no me he aburrido nada.


En la mereth de Lórien nos lo pasamos muy bien. Viajamos con Aina, y el paseo que nos dimos por Barcelona con ella fue interesante y agradable. También malo para el bolsillo, ya que fuimos a una papelería artesanal y una tienda de casitas de muñecas, y no pude resistirme a un par de tentaciones.
Los días en Mas-Pó Canyadó estuvieron llenos de diversión, reencuentros, aprendizaje y también tranquilidad. A casa nos trajimos regalos, sonrisas, palabras, mathoms y muchas ganas de repetir.
La conferencia del Curs Universitari "El Món de J.R.R. Tolkien" de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona) salió bastante decente, aunque lamenté no haber tenido más tiempo para prepararla. Con lo de la mudanza, el fin de curro, la caída, la gripe y demás, me quedó corta y muchas cosas se me quedaron en el tintero. Parece que gustó, de todos modos, así que espero en un futuro volver a repetir aunque sea como oyente.
Y pude conocer, por fin, a Berta. Es única.


Y la cocina... ha sido toda una experiencia volver a cocinar con gas. Aun ajustándome a las necesidades nutricionales de mi chico, la verdad es que no me ha ido nada mal. Siempre he sido muy cocinillas, la mayoría de las veces como 'pinche auxiliar' de mi madre. Me encanta ver cómo cocina y ayudar con el picado de ingredientes, el rehogo de verduras, el desmenuzado de alimentos... 
También ha sido estimulante usar otros ingredientes a los acostumbrados. Aparte de por esta alimentación peculiar, también por el hecho de vivir en un sitio diferente. He cocinado con ingredientes tales como cebolletas de mar, chirivías, naranjas sollericas o pescado de roca. Y todo con delicioso resultado. A ver si me curo pronto y puedo volver a amasar y mezclar como antes.


Por lo demás, sigo compadeciendo al limonero del vecino. Deseando los lunes en casa de Nany y Berto. Yendo al cine, mucho, con Guillem. Teniendo mis ratos para mí, a pesar de no parar quieta. Hablando con mi madre casi cada día. Sufriendo las obras de la casita del patio (años llevan con ella... ¡Jesucristo!). Descubriendo cosas nuevas, cada día. Llenándome de proyectos (resiniles también). Buscando empleo con todo lo que tengo. Aprendiendo con entusiasmo. Y esperando a la primavera.

Findûriel, que trabaja en una entrada sobre 'Waltzing Matilda' para su categoría de 'historia de las canciones'.